6 errores comunes a la hora de reducir calorías en nuestra dieta

Cada año que pasa, nuestro anhelo en cuidarnos, comer más sano, y sostener la línea es mayor. No obstante, esto en ocasiones nos hace caer en malos consejos, y reiterar fallos que otros (o bien aun nosotras mismas) ya han cometido.

  1. Sólo prestar atención a la comida

Las bebidas pueden suponer un porcentaje altísimo de las calorías que ingerimos a lo largo del día. Un café pequeño con leche desnatada tiene la mitad de calorías que una taza de café con leche entera. Y comer con agua en vez de un refresco te ahorra más de doscientos calorías.

  1. Olvidar el deporte

No se trata solo de ingerir menos calorías. Asimismo de abrasar las que entran. La combinación de las dos costumbres es la que nos va a llevar ya antes a nuestro objetivo.

  1. Pensar que calorías y comida es lo mismo

No se trata de comer menos. Se trata de comer MEJOR. Se trata de suprimir comestibles con un alto contenido calorífico, y de substituir productos por otros con un contenido más bajo en grasas.

Por ejemplo, el jamón cocido y la pechuga de pavo de ElPozo BienStar rondan las veintitres-veintinueve calorías (en una ración de 30g). Eso significa la décima una parte de un café. Su contenido reducido en sal es otro punto a favor. Además de esto, sostenemos las proteínas en nuestra dieta, imprescindibles para transformar en músculo esos kilillos de más merced al ejercicio. ElPozo tiene en su página web múltiples recetas saludables que incorporar a nuestra dieta.

También podemos emplear más las condimentas y menos las salsas para reducir el consumo de calorías.

  1. Creer en los regímenes milagrosas

La clave para sostenerte en forma es la perseverancia con una dieta conveniente y completa. Si tu dieta marcha rapidísimo, es que algo no marcha bien. Vas a perder fuerza, terminarás volviendo a comer lo habitual, y tu cuerpo se proveerá de más grasas “para la próxima”.

  1. Vetar el pan

Un fallo muy extendido es quitar el pan de nuestra dieta desde el primero de los días. Mas, realmente, el pan tiene un alto contenido en fibra, con lo que nos llena sin engordar. Opta por el pan de trigo y otros granos para favorecer esto.

  1. Disminuir el número de comidas

Nos brincamos al desayuno para comer menos. ¿Y después qué? En el momento de comer tenemos más apetito, y consumimos más de lo que el cuerpo precisa. Reparte las comidas a lo largo del día, y poquito a poco te vas a ir habituando a comer solo lo que tu cuerpo precisa.

Como veis, en ciertos casos se trata de fallos muy habituales y asentados en la cultura popular. No los cometas

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s